LA VUELTA DE TERRENAL, EL PEQUEÑO MISTERIO ACRATA


 Sin duda es una de las máximas obras teatrales del escenario nacional, con una larga trayectoria en el escenario y que ofrece al espectador una paleta de propuestas para pensar y reflexionar.

Se trata de Terrenal, el pequeño misterio ácrata, de Mauricio Kartun. La obra se presenta este viernes a las 20 en Caras y Caretas, Sarmiento 2037, Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Durante los últimos años la pieza fue interpretada por Claudio Martínez Bel, Claudio Da Passano y Rafael Bruza, con la dirección del propio Mauricio Kartun.

Ante el lamentable fallecimiento de Rafael Bruza, que componía maravillosamente el personaje de Tatita, ahora será Tony Lestingi el encargado de ese desafío.

Dice en su espacio de las redes el destacado autor y director Mauricio Kartun que "en el medio del pandemonium reestrenamos".

Agrega que se vuelve con este teatro "así medio ludita que nos gusta sobre el escenario, todo presencialidad, artesanía, manufactura y sin otra virtualidad que la que la obra proyecta en la cabeza del pública.

A continuación agradece a la tecnología la posibilidad de ofrecer la mayor seguridad a cada espectador, control de fiebre al entrar yl acceso para quien quiera sin contacto con dinero ni tickets, a puro QR, con dispenser, sanitizantes a cada paso. Con exigencia de barbijo. Aprovechando el espacio generoso de la sala para mantener la distancia en la fila de entrada y el distanciamiento de butacas con el aforo del 30 por ciento. Se ofrece además la terraza dconde poder esperar la función al aire libre.

Las localidades están agotadas para distintas funciones, que serán los viernes y sábados en principio a las 20.

Las localidades se pueden reservar en este espacio: https://

publico.alternativateatral.com/

entradas32723-terrenal?o=14.

EL ARGUMENTO

Si se quiere sintetizar la trama de Terrenal... hay que imaginar el fenómeno bíblico instalado en un lugar del Conurbano, con los hermanos Caín y Abel, que se siguen peleando y como siempre será Caín el que termine matando a Abel.

Tatita los dejó en ese lugar y vuelve después de muchos años para saber cómo están.

En un viejo loteo fracasado, Caín, Abel y su versión conurbano del mito.

Caín, productor morronero, Abel, vagabundo, vendedor de carnada viva, su edén berreta partido al medio, al que nunca podrán volver morada común.

Hermanos a los sopapos, compartiendo ese terreno, se tratan en forma ordinaria.

La dialéctica imperecedera entre el sedentario y el nómade.

El Tatita siempre ausente, que regresa al fin ese domingo melancólico.


                                                            Mauricio Kartun

Esta síntesis es la mejor expresión de una obra universal, que en estos tiempos de grieta, pandemia, desazón, incertidumbre, etcétera, es un bálsamo para reflexionar, pensar, e imaginar que es una obra que define en pequeños trazos la gran historia d ela humanidad.

El escenario presenta a Caín, interpretado por Claudio Martínez Bel, Abel (Claudio Da Passano) y Tatita (Tony Lestingi).



Comentarios