EL RECUERDO DEL DOCTOR SAMUEL STUART PENNINGTON


Dice Julieta Pennington que en cuarentena, buceando por Internet, encontró un artículo de su padre, el doctor Samuel Stuart Pennington, que quiso compartir desde las redes.

Muestra una foto cuando su padre, médico, fue a las las islas Malvinas para atender a los heridos de la batalla del Río de la Plata (1939).

Es un artículo de la historia de los hospitales de Buenos Aires, donde se incluyó la anécdota del doctor Pennington.

La  nota dice: Hospital de Puerto Stanley, hoy Puerto Argentino, enero de 1940. Y comenta la foto que la acompaña

El hospital armado en Puerto Stanley, hoy Puerto Argentino, contó con el auspicio del Hospital Británico de Buenos Aires.

El doctor Samuel Stuart Pennington, en cuclillas y con anteojos, rodeado de enfermeras, ayudantes y combatientes, fue enviado para atender a los heridos de la batalla del Río de la Plata, que se libró entre los buques de guerra británicos Exeter, Ajax y Achilles y el acorazado alemán Graf Spee.

Los tres barcos británicos sufrieron importantes daños, especialmente el Exeter, y había muchos heridos a bordo. Fueron atendidos 74 heridos del Exeter, 4 del Ajax y 3 del Achilles.

El doctor Pennington trabajó intensamente y realizó en sus cuadernos dibujos maravillosos de las radiografías obtenidas tanto de los heridos en la batalla como de la población civil de las islas.

A raíz de su actuación meritoria el facultativo fue premiado por Inglaterra con la Orden del Imperio Británico.

Años después se produjo la guerra de Malvinas, en abril de 1982 y el doctor Pennington escribió una carta al almirante Isaac Anaya -en ese tiempo gobernaba la dictadura militar- ofreciendo sus servicios como médico en las islas, pero no fue aceptado. Cabe agregar que un ofrecimiento similar había hecho durante la crisis militar con Chile en 1978.

Ante el enfrentamiento con Inglaterra, el doctor Pennington devolvió la distinción que había recibido, esa Orden al Mérito del Imperio Británico, con estas palabras: "A causa de la guerra entre Inglaterra y Argentina (mi patria)". En ese sentido, devolvió ese galardón a la reina de Inglaterra, Isabel II, con fecha 28 de abril de 1982, a través de la embajada de Suiza en Buenos Aires.

En la oportunidad el doctor Pennington dijo a la prensa local: "La Inglaterra de Churchill no era la Inglaterra de Tatcher".

Vale agregar que el doctor Pennington vivía en Quilmes Este, en  una vieja casona de la calle Colón 155, y quien esto escribe conoció la historia de esa devolución,  y pudo entrevistarlo para el diario El Sol años después de la guerra de Malvinas.

UNA POESIA

En El Quilmero, Héctor Chalo Agnelli, historiador, docente y periodista reproduce una poesía que encierra el argentinismo de este doctor, con motivo de la guerra de Malvinas y los resultados.

"¿Concíbese al hombre que

al elevar su vista

al cielo blanco celeste

no piense en

su patria, la Argentina...?

¿Concíbese al hombre que

al ver imponentes cimas andinas

blancos colosos que al cielo se yerguen

cuan preces fervientes de almas divinas

remontando las nubes donde ellas se pierden

no piense en

el Libertador de América,

el gran Capitán de la Argentina...?

¿Concíbese al hombre que

surcando su barco

las aguas del río

partiendo las olas

nubes de espuma volante,

sacudiendo se permite un elemental desafío

no piense en

la audacia marina

los combates navales, los triunfos y

la gloria del gran Almirante...?

¿Concíbese al hombre que

al ver las tumbas de héroes en las islas Malvinas

no piense en 

estas sí que son nuestras

ahora regadas por sangre argentina...?

¿Concíbese al hombre que

 con su mujer, calor hogareño prístino,

no piense en 

los hijos dilectos

de esa cuna de machos

verdaderos de la nueva Argentina...?


Comentarios