LUIS ALBERTO LACALLE POU: LECCION DE EDUCACION DEMOCRATICA

Anoche en su programa el periodista Alfredo Leuco tuvo oportunidad de entrevistar durante más de una hora al presidente de Uruguay, Lui Alberto Aparicio Alejandro Lacalle Pou.
Fue una conversación profunda y sin límites, donde un joven político -tiene apenas 46 años- habló con honestidad y no le escapó a las preguntas complicadas, incluso reconociendo que en algún momento de su adolescencia consumió drogas y explicó cómo salió de ese infierno. Y aclaró que fue un pecado de juventud, pero que sus hijos, que son más inteligentes que él de ninguna manera piensan en eso.
Se ocupó de aclarar la manera en que su país enfrentó la pandemia, nunca hubo cuarentena estricta y todo quedó limitado a la responsabilidad social de los uruguayos.
Contó que el viernes 13 de marzo estaba en el interior de Uruguay en un acto, cuando se enteró de que había cuatro casos de coronavirus.
Rápidamente viajó a Montevideo, convocó a expertos, juntó a funcionarios y encabezaron una estrategia para afrontar el problema, que a la larga dio resultados, porque fue un mes de cuarentena estricta, prácticamente decidida e interpretada por la población sin  necesidad de tener que apelar a sanciones o amenazas. Señaló que no pensaba en un Estado policíaco y apelaba a la responsabilidad de los uruguayos.
Los resultados están a la vista, porque ahora ya están en plena actividad, desde el Estado se apoyó a los que conforman la economía del país, hoy Uruguay recibe a quienes deseen instalarse e invertir, entre ellos argentinos como el caso del creador de Mercado Libre, Marcos Galperín, y ya están todas las actividades funcionando normalmente, lógicamente -pidió cruzar los dedos- tomando los recaudos para que no haya necesidad de tener que ir para atrás. En este sentido se pronunció que a futuro muchos van a optar por países que apuesten a la sanidad ambiental.
Fue una clase de democracia pura, mostrando a un político con la frente alta, como dijo, si no hiciera lo que la gente merece no podría mirar a los ojos a su familia. Dijo que después de cinco años de gobierno sueña con salir a la calle y poder mirar a los ojos a los ciudadanos.
Pertenece a una histórica familia de políticos uruguayos, ya que su padre fue presidente y su bisabuelo, Luis Herrera, fue un destacado referente de la política oriental.
Habló de su pasión por el deporte -practicó casi todos, entre ellos rugby, fútbol, natación, surf, turismo aventuras, dijo que de jóven con amigos cazaban jabalíes en el interior oriental- y refirió su concepción de la política, el respeto del que piensa distinto.
También se refirió a los medios, y destacó la importancia que tienen dando a conocer lo que pasa y lo que hace un gobierno. Manifestó el respeto por los medios que piensan diferente, y en ese sentido se mostró una conferencia de prensa en la que una periodista de un medio de izquierda le preguntó si se pensaban impuestos a las grandes empresas. La trató con respeto, mencionándola con su nombre -Sofía- y quizás porque significa sabiduría le dijo que no se pensaba crear esos impuestos, porque la recuperación de una economía dependía de las empresas y sobre todo las más poderosas.
Fue una charla entre un periodista y un político, que seguramente envidiará cualquier periodista argentino que se precie, el hecho de hablar con un presidente face to face -en este caso virtual- y preguntarle todo lo que el pueblo quiere saber.
Mientras se desarrollaba el encuentro pensaba qué bueno sería un reportaje de esa característica con Alberto Fernández, hablando a calzón quitado y respetando las partes lo que significa un humilde periodista y el hombre más poderoso del país.
¿Se imagina una nota con Alberto Fernández, preguntando por Hebe de Bonafini, el Pata Medina, los periodistas críticos como Leuco, Longobardi, Baby Etchecopar, o bien hablar de cuál es la verdadera Cristina y si gobierna él o ella, sin que eso provoque un enojo, un insulto o un exabrupto?
¿Una charla donde le preguntaría por Graciana Peñafort, Nora Cortiñas y los ministros que emparenta con la dictadura, los odiadores de ambos lados, la grieta, la política amigo-enemigo, la moderación y la antimoderación, etcétera...?
Se podrá decir que Uruguay es otro país, por más que se parezca bastante a nosotros. Se podrá responder que son solo 3 millones de habitantes en un territorio más pequeño que la provincia de Buenos Aires.
Todo lo que se diga vale, de todas maneras la cultura cívica, la formación democrática de sus políticos...
Se mostró la fecha de asunción de Lacalle Pou y el discurso emotivo, primero dirigiéndose a los ex presidentes, entre ellos su propio padre, y luego pintando lo que pensaba hacer en estos cinco años.
En la conversación con Leuco puso el énfasis en que él es un ciudadano que por cinco años ha sido elegido para gobernar al pueblo uruguayo, representándolo y atendiendo sus necesidades.
He concebido siempre la política como el arte de servir al pueblo y no al revés, dijo.
Ese ideal de la democracia, que nuestra Argentina y nuestros políticos, de cualquier signo, tendrían que aprender y aprehender es la mejor lección de educación democrática que se puede rescatar de una entrevista que seguramente va a quedar en los anales del periodismo.
Y fundamentalmente abre una puerta a la esperanza de que los argentinos podramos abrevar de esa fuente para enriquecer la política nacional.
Por más grieta que pueda haber en la Argentina, algún día se podrá construir un puente que una a los que piensan distintos, para solidificar el pensamiento de Voltaire: pienso totalmente diferente a vos pero daría mi vida por que puedas expresar tus ideas libremente...

LOS NOMBRES

En la charla Luis Alberto Lacalle Pou habló de fútbol, se manifestó hincha de Nacional y reconoció que en la Argentina lo más lindo que le cabe a un jugador uruguayo es que la hinchada grite Uruguayo, Uruguayo, poniendo los casos de Alzamendi y Francescoli.
Dijo que Carlos Gardel era uruguayo, porque los argentinos dicen que nació en Francia, Toulouse, o sea que reconocen que no es argentino de nacimiento.
Sobre sus nombres sostuvo que es Luis Alberto es una tradición familiar que viene de varias generaciones, incluso uno de sus hijos así se llama. Y lo de Aparicio y Alejandro responden al recuerdo de dos héroes de la historia oriental.

LA POLITICA

Luis Alberto Lacalle Pou nació el 11 de agosto de 1963. Fue presidente de la Cámara de Representantes y senador nacional en el país vecin,o.
Pertenece al Partido Nacional.

Comentarios

Entradas populares de este blog

EL TERMINO "HONORABLE" Y UNA ACLARACIÓN

NUEVA PAGINA WEB DE LA UNQ VIRTUAL

QUILMES: ¿QUIEN SERA EL TERCER REFUERZO?