ANIBAL FERNANDEZ Y LA CENTRAL TERMICA RIO TURBIO

Se acaba de publicar en el Boletín Oficial el decreto 473/2020 del Poder Ejecutivo Nacional, por el que se transfiere la obra pública de la Central Térmica Río Turbio a la órbita de Yacimiento Carbonífero de Río Turbio y de los Servicios Ferroportuarios con terminales en Punta Loyola y Río Gallegos.
El pedido lo hizo el director de Yacimiento Carbonífero de Río Turbio, el quilmeño Aníbal Fernández y hubo respuesta favorable del presidente de la Nación, Alberto Fernández, del jefe de gabinete nacional, Santiago Cafiero, y el ministro de la Producción, Matías Kulfas.
Tras la serie de considerandos, se decreta la transferencia de la obra pública Central Térmica Río Turbio, actualmente a cargo de Integración Energética Argentina S.A. (IEASA), de la órbita de la Secretaría de Energía del Ministerio de Desarrollo Productivo a la órbita de Yacimiento Carbonífero de Río Turbio y de los servicios Ferroportuarios con terminales en Punta Loyola y Río Gallegos, dependiente de la Secretaría de Minería del Ministerio de Desarrollo Productivo.
El artículo segundo dice que la obra pública de la Central Térmica Río Turbio será continuada, en carácter de comitente, por Yacimiento Carbonífero de Río Turbio y de los servicios ferroportuarios con terminales en Punta Loyola y Río Gallegos.
Asimismo las obras que se inicien en el ámbito de la Central Térmica Río Turbio serán contratadas, en carácter de comitente, por Yacimiento Carbonífero de Río Turbio y de los servicios ferroportuarios con terminales en Punta Loyola y Río Gallegos.
El artículo 3) señala: incorpórase como inciso j) al artículo 4) del decreto 1034/02 y sus modificatorios, el siguiente: j) Operar, mantener y administrar la Central Térmica Río Turbio, de modo de optimizar la función productiva y la gestión administrativa.
Vale señalar que en los considerandos se dice que "la nueva gestión institucional de Yacimiento Carbonífero de Río Turbio y de los servicios ferroportuarios con terminales en Punta Loyola y Río Gallegos -a cargo de Aníbal Fernández- tiene, entre sus objetivos, la venta de la energía producida a partir del carbón mineral, lo que determina que la Central Térmica y el Yacimiento referidos constituyen una unidad de explotación inescindible, de lo que deviene la conveniencia de transferir la obra de la citada Central Térmica Río Turbio".
También se dice que "asimismo se solicita que dicha transferencia incluya la asignación a Yacimiento Carbonífero de Río Turbio y de los servicios ferroportuarios con terminales en Punta Loyola y Río Gallegos, del carácter de comitente de las obras que demande la citada Central Térmica, en el marco de la ley 13064, con el fin de posibilitar una gestión ágil y eficiente.
"Con el fin de coadyuvar al logro de los objetivos asignados a la intervención de Yacimiento Carbonífero de Río Turbio y de los servicios ferroportuarios con terminales en Punta Loyola y Río Gallegos, resulta oportuno ampliar las facultades establecidas por el decreto 1034/02, con el fin de prever entre ellas la operación y mantenimiento de la Central Térmica Río Turbio.

ALGO DE HISTORIA

Esta obra de la Central Térmica hace recordar que la historia dice que en su momento hubo corrupción y fue preso el entonces ministro de Planificación, Julio De Vido, acusado de desvío de fondos.
La obra nunca se terminó. El gobierno del presidente Mauricio Macri no la siguió adelante porque entendía que era demasiado lo que había que desembolsar, y se decía que la energía que se producía a partir del carbón era cara e ineficiente.
Recordemos que en marzo de 2018 el gobierno nacional rescindió el contrato con el grupo español Ivolux Corsan S.A. para la construcción de la central termoeléctrica carbonífera de Río Turbio. En ese momento se decía que se iban a requerir 24 meses para su terminación.
A fines de enero de este año, se conoció el nombramiento de Aníbal Fernández como director de Yacimiento Carbonífero Río Turbio.
Días despues se reunió el secretario de Energía de la Nación, Sergio Lanziani, y la gobernadora de Santa Cruz, Alicia Kirchner, para reactivar la producción de Yacimiento Río Turbio y finalizar las obras.
Ahora Aníbal Fernández quiere terminar la obra, aunque durante la pandemia por el coronavirus será difícil proseguirla.
Fernández llegó a la empresa y declaró que las condiciones en que la encontró fueron malísimas, acusó al gobierno de Macri de haberla dejado en esa situación y revocó el nombramiento de 417 obreros, que habían sido designados por el gobierno macrista.
Por otra parte, la periodista de Clarín, Lucía Salinas, mencionó que Yacimiento Carbonífero Fiscales a principios de abril recibió 1190 millones de pesos, y al respecto el director Aníbal Fernández explicó que el 97 por ciento eran para gastos corrientes.

Comentarios

Entradas populares de este blog

EL TERMINO "HONORABLE" Y UNA ACLARACIÓN

NUEVA PAGINA WEB DE LA UNQ VIRTUAL

QUILMES: ¿QUIEN SERA EL TERCER REFUERZO?